“Los pisa cuellos y otros del montón”

¿Cuántos de vosotros no tenéis, conocéis u os han contado de ese compañero/a que a base de “pisar cuellos”, sin ningún tipo de escrúpulo y con la actitud de quien no tiene sentimientos consigue estar donde por méritos le tocaría estar a otros?

¡Qué mala gente!– diría mi madre.

Y sí, así es. Son personas que no temen que su conciencia explote por hacer daño gratuitamente. Son personas que no limitan la mofa constante a quien ya ven hundido. Son personas que critican sin parar a quien despunta y podría poner en peligro su puesto, ese que le llegó por ser “mala gente” pero que hacen que la organización sea rentable por que  no escatima esfuerzos en, valiéndose de todas las artimañas sucias y deshonrosa conocidas por su uso, vender a la par que se vende.

Y yo, que siempre estoy haciéndome preguntas a mi misma reflexiono y pienso ¡Esto tiene que tener fecha de caducidad!

No es posible que las personas de esta condición mantengan el éxito en el tiempo. No es posible que personas con esta falta de empatía perduren en organizaciones cada vez más innovadoras. No es posible que vivamos en un mundo empresarial en el cual se siga premiando al “malo” de la película y dejando escapar al ” más bueno” entre los mejores.

Hace días recibí por privado, consecuencia de un comentario que hice en mi tablón de Facebook y me hizo pensar en la de personas que en su entorno laboral están sufriendo las consecuencias de una mala decisión y yo, y desde aquí, digo ¡BASTA YA!

Honremos nuestra condición humana y seamos más humanos dejando a estas personas aisladas para que no puedan hacer mal alguno.

Os voy a copiar parte de mi conversación y estoy segura de que mis palabras, que se pueden extrapolar a  otras personas y entornos, van a ayudar a quien hoy lo necesite:

“Son muchos los momentos en la vida que no podemos controlar y que además injustamente se mantienen a nuestro alrededor haciéndonos daño pero ¿realmente crees que merece tu tiempo siquiera pensar en esa persona que te hace tanto mal? Cada persona tendrá el lugar que la corresponde por sus actos y si el azar no quiere que así sea tú con tu indiferencia la harán sentir que no es nadie y este tipo de personas buscan  y  tienen la necesidad  de verse protagonistas y por eso atacan a quien siente una agresión. Si solamente viésemos sus palabras y actos como tonterías realizadas por una desequibrada ¿a que tú lo verías de otra forma muy distinta y ella no tendría el poder que la habéis dado? Piénsalo xxxxxxxxx. Siempre digo que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio y te garantizo que si olvidas ese pasado y cada vez que te la cruces la saludas con educación y la mayor de tus sonrisas TÚ HABRAS GANADO la batalla amiga y no ella. Ójala mis palabras te ayuden a cerrar esa herida, que conozco, pero que casi no recuerdo y que me hizo olvidar por momentos mi verdadero valor, yo misma”

Querídimas organizaciones, el éxito empresarial llega gracias a las personas que componen la organización, con sus competencias profesionales y sus (casi más importantes) competencias personales  así que dejad de poner en puestos a este tipo de personas y sobre todo dejad de proteger sus acciones o iréis irremediablemente contaminando el espacio/tiempo y perdiendo eso tan valioso que nunca debemos olvidar. Trabajamos con personas y todos somos personas.

Tú misma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s