Cenicienta, Pinocho y la madrastra de…

¿Cuántas veces escuchamos a amigos, compañeros y otras personas hablar de una entrevista de trabajo de una forma que no es la deseada? ¿Cuántas les hemos oído decir que no tenía nada que ver la oferta publicitada o que le hicieron llegar con la realidad del puesto de trabajo que desempeñan?

Esto es algo común. Es una estrategia que utilizan empresas para captar el mayor número de personas a las cuales entrevistar normalmente para trabajos precarios, mal pagados, no formados y sobre todo eventuales pero las conocemos, las tenemos contraladas y sabemos la función que desempeñan en el mercado laboral.

Pero el problema para mi es otro. El problema del que quiero hablar hoy en éste pequeño artículo son esas otras empresas, en las que te entrevista un directivo, tras pasar varios “cortes” del departamento de recursos humanos, quien solicitó a ese directivo o departamento que necesita un colaborador para un determinado puesto un perfil de candidato, una persona idónea para un determinado proyecto y que según se recoge en normativas públicas tiene un Job description concreto y al cual ha de ceñirse.

Pues bien, si aún creéis en los cuentos…hacéis muy bien porque la cenicienta existe, Pinocho trabaja con ella y la madrastra de blancanieves observa todo el cuento dispuesta a salir a escena con su maravillosa y roja manzana envenenada de dulces palabras con las que conseguirá adormecer tus ganas de conquistar la cima.

¿Y qué debemos de hacer? El trabajo se ha convertido en muchas ocasiones en un abuso de poder y de hacer. Las oficinas ya no son lo que eran.

Antes participabas de la empresa. Ahora acatas y te vas.
Antes te ilusionaba que tu jef@ te llamase a su despacho. Era señal de que las cosas iban bien. Te felicitaba por tu labor o te animaba a seguir en la línea de trabajo. Ahora, cada vez que te llama piensa, cual niño, ¿y ahora qué he hecho?
Antes veíamos a la empresa como un lugar en el que dejar parte de ti, gustoso de aportar. Ahora no te dejan colaborar vaya que sepas más que ellos.

El miedo a perder el trabajo ha convertido a los colaboradores, a las personas que forman las organizaciones, en las cenicientas de este cuento que tanto tiempo están llamando crisis. A los directivos medios en esos Pinochos que te regalan los oídos diciendo lo que quieres oír para tenerte “calmadito”, como ellos dicen y a esos otros “peces” en éste estanque que hacen de madrastas malas y al acecho del más talentoso dispuestas a envenenarles para que no progresen y les hagan sombra.

Y yo te digo ¡No lo permitas! ¡Cambiemos éste panorama laboral!

Luce por ti misma. Deslumbra a todos con tu trabajo y no permitas que otros brillen con tu luz y te releguen a la oscuridad.

No dejes ni que palabras te hieran, ni flechas te alcancen ni trabajos te esclavicen.

¡No seas la cenicienta de ningún cuento y si la más bella princesa!

#TrabajaFeliz y CALZATE UNOS BUENOS TACONES ROJOS

Zapatos rojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s