Y te despidirán pero serás tú quién habrá ganado la batalla.

Cometí muchos errores este año…
Lloré por quién no debía y reí con falsas amistades. Cuando decía nunca más, volvía a hacerlo. Perdoné demasiado, callé muchos “te quiero” que por miedo se quedaron en el aire. Callé verdades por no hacer daño, abracé a personas que no se merecen ni el roce de mi piel, pero lo más importante es que no me arrepiento de nada, soy como veis, como sentís, como intuís y si de una u otra forma hay quien consigue hacerme daño, no sufráis, son muchísimas más las personas que consiguen hacerme feliz.
Agradecida a la vida grito si tengo que gritar y lloro si tengo que llorar pero porque siento y es que es inmensa y plena la satisfacción que se siente con el trabajo bien hecho. Ese trabajo que haces fuera y dentro de ti. No hablo de desempeño laboral o desempeño familiar sino de cultivar en tu interior, abonar, regar y mimar con cada acto que haces para crecer personalmente, esos que te tildan de “loca” en una sociedad anclada en una situación en la que lo único que vale es estar por encima de otros. Una sociedad que no considera al individuo como tal sino está unido al rebaño y el cual excluye “a patadas” a ese otro que intenta cambios que entiende es un beneficio para todos.
Y piensan que,
Si eres generoso algo quieres.
Si eres colaborador algo buscas.
Si eres participativo quieres sobresalir y no te lo van a permitir
Si eres trasgresor no encajas.
Si te opones a normas desfasadas en el tiempo no te adaptas.
Y pienso yo que,
No me callaré ante nada ni nadie y si me quieres como soy estoy dispuesta a entrar en vuestras vidas para quedarme pero sin condiciones, dándolo todo pero siendo yo misma, con mis defectos y mis virtudes, y sabiendo que a trabajadora, responsable y disciplinada no me gana nadie. Siendo como soy, abierta y trasparente a pesar de las consecuencias que sufriré y es que no puedo con las injusticias, los contravalores, la mala educación y tantos monos que hacen todo los que se les dice o los monos que se creen un poquito más inteligentes, pobres ignorantes, y se atreven a trepar queriendo llegar a una cima que se les queda muy grande porque amigos míos, para estar ahí arriba y mantenerte tienes que ser de una pasta muy especial y son muy poquitos quienes tienen y mantienen esa condición.
Hoy no es un buen día para mí. Hoy han despedido, tras 22 años de dedicación plena, y digo plena por tantas y tantas horas dedicadas en jornadas maratonianas que parecían no acabar nunca, a una muy buena amiga y me encuentro desolada.
Hoy acabo este post viendo mi futuro en ella y es que parece ser que hablar de lo que no se quiere oír o participar haciendo sombra todavía no es colaborar o compartir para sumar sino es ser enemigo de quien tiene miedo a perder porque nunca jugó limpio y se ganó lo que tiene con artimañas y engaños propios de quien poco quiere al prójimo.

 

¡Cuídate Mucho!

 

 

 

 

 

Foto: Un Whatsapp recibido hoy de una buena amiga y compañera de trabajo con el que quiero agradecerla publicamente  sus palabras y  cerrar así  este post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s