“Márcame como SPAM”

Hay quienes ven en mis palabras un mensaje.
Hay quienes ven en mis mensajes una intención.
Hay quienes ven en mi intención una estrategia.
Y hay quienes dicen que la estrategia soy yo.

Poco me conocéis los que tan ligeramente os atrevéis a juzgarme y pocas serán las inquietudes que palpitan en vuestro corazón y es que no hay nada más fácil y cómodo que mirar la paja en el ojo ajeno y no respetar o tolerar la opinión o los actos de los que queremos diferenciarnos del resto con la única opción que vemos posible, la única posición que nos hace sentirnos realmente cómodos, la única forma de expresión que encontramos compatible y combatible contra ésta sociedad que nos oprime cada día más y nos amordaza para que no hablemos libremente y con la verdad como único referente.

Valiente me dicen unos y loca la mayoría por defender que el ser humano es bondadoso, solidario, caritativo y bueno por nacimiento pero es que así somos querid@s sólo que nos dejamos envolver por una parte de esta sociedad que también existe, en una pequeña minoría diría yo, y que sabe hacer mucho y más ruido que yo o los que intentan alzar la voz también.

Cierto es que yo no tengo el altavoz de los “grandes” financieros de este país porque ellos pueden decir que debido a los sueldos precarios las familias se sienten cada día más ahogadas o rozando, en muchísimas ocasiones el umbral de la pobreza pero, y aquí llega lo que quiero destacar, si lo digo yo, tal y como estoy haciendo en un post que públicamente muestro al mundo, soy una disruptiva quejicosa que debe de tener problemas en su empresa y se desahoga locamente escribiendo en un ordenador tonterías que pocos leerán.

Cierto es que yo no tengo el altavoz de los “grandes” gurús de los recursos humanos quienes pueden decir y dicen que el cambio ha llegado y que nuestras empresas tienen que apostar fuerte y decir adiós a esos jefes calienta sillas y tienen que empezar a ser gestionadas por líderes pero si lo digo yo, ganándome otro puntito negativo, se entenderá que tengo un problema con mi jefe, que no lo creo líder y que lo considero una persona “no apta”

Y cierto es también que no tengo el altavoz de los “grandes” coach quienes nos ayudan a desarrollarnos profesional o personalmente de una manera especialmente eficaz y quienes insisten en decir que todos necesitamos someternos en algún momento de nuestra vida a un proceso de coaching, personalmente si no somos capaces de poner un foco en nuestra vida, o profesionalmente para ayudarnos a integrarnos, desgranarnos, potenciarnos, etc., o lo que viene a ser lo mismo, ser un mejor profesional pero…si esto lo digo yo puede interpretarse o que tengo algún problema personal, cosa que no gusta a priori en ningún entorno, o que me vuelvo a quejar de que en mi entorno laboral se necesitan mejoras que han de ser realizadas por consultorías externas o por equipos de coach especializados lo que dará nuevamente lugar a otra errónea interpretación.

¿Qué quiero decir con todo esto?

La respuesta es tan sencilla como yo misma y es que no hablo de nadie en particular y de todo en especial ya que estamos sumidos en unos momentos de crisis de valores en los que todo vale, todo está permitido y todo se consiente conscientemente por parte de todos por temor a perder un trabajo, una casa o un estatus económico y de lo que no nos damos cuenta es de la de personas que ya lo perdieron todo por tanto permitir y por tan poco como luchamos.

Desahucios, niños que no comen una vez al día, familias enteras sin recibir ningún tipo de prestación por parte del estado y ¿qué hacemos los que todavía tenemos “algo”? Miramos a otro lado esperando que a nosotros no nos pase o pensando que a nosotros no nos pasará porque nosotros “somos mejores” o “tenemos una mayor cualificación” o “hicimos mejor las cuentas” o miles de “oes” que no son más que excusas para no ver lo que está pasando y es que tener un trabajo y un techo señores no es un privilegio sino un derecho pero lo hemos olvidado, hemos olvidado que tenemos derechos y nos conformamos con que no nos quiten más ¿verdad?

Pues yo digo que no podemos quedarnos callados y consciente, muy, muy consciente de que cada vez que hablo puedo suscitar reacciones contrarias a mi posición y sin tener ese maravilloso altavoz por no ser nadie digo que no nos pueden amordazar y que sin ánimo de buscar enemigos invito a la reflexión particular de cada uno de vosotros y a que os digáis a vosotros mismos si no merece la pena alzar la voz, tu voz, que unida a otras muchas harán muchas voces que hablarán para intentar concienciar a más y más gente y retomar así ese camino perdido de bondad, caridad y solidaridad entre nosotros.

Esto no es un manifiesto invitando a la guerra, todo lo contrario, es un comunicado intentando que, con nuestros actos, podamos encontrar la paz en nuestros corazones, los que la busquen claro o la necesiten.

Para el resto “Márcame como SPAM”

Anuncios

2 pensamientos en ““Márcame como SPAM”

  1. Me ha gustado mucho el post, aunque he echado de menos un poco más de profundidad en algunos temas, sugerencia para otras entradas. La situación actual es complicada pero tiene que hacernos espabilar y buscar otros caminos, he estado durante un año como freelance y buscarse un sueldo todos los meses en una tarea complicada, admiro mucho más a los autónomos y también a los empresarios pymes principalmente, por el otro lado he descubierto que hay muchos menos profesionales de los que pensaba puesto que antes las cosas venían rodadas y ahora no sirve con dejarse llevar. La situación es muy dura y difícil, creo que como dice Paloma recuperando los valores mejorarían mucho más las cosas, no podemos quedarnos callados pero no podemos solo quejarnos sino proponer ideas y luchar por lo que pensamos día a día, debemos caer y levantarnos puesto que nadie lo hará por nosotros.

    Me gusta

    • Muchas gracias Javier por tu comentario ya que enriquece, de forma notable, mi post.
      Como bien decimos, y estamos de acuerdo en esto, tenemos que recuperar valores olvidados, que no desterrados o perdidos, por el bien de toda la sociedad y esto es una labor que individualmente hecha irá calando poquito a poco para conseguir esa sociedad “amable” que echamos de menos.
      Yo propongo menos quejas y más acción.
      ¡Feliz fin de semana amigo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s