Hablando de Héroes y Heroínas.

No puedo describir con palabras lo que se siente, estando despreocupada totalmente por que crees que todo ha acabado, que no volvería a pasarla, que ya ha sufrido bastante, sentada en la consulta de su doctora de oncología y que por su boca y como diagnóstico tras una biopsia que solo era por asegurarse ya que el resto de pruebas médicas dieron negativo, diga que la misma ha dado positivo y que es un carcinoma en un ganglio linfático de la zona supraclavicular.

Entré en un estado creo, semi-catatónico, del cual salí, forzada pues no quería, al escuchar llorar a mi hermana.
La miré y estaba rota, destrozada, temblando y me miraba, buscando una palabra que no podía decirla, no podía decir “despierta” esto es solo un sueño así que decidí darla mi mano y apretando la suya decirla que era la persona más valiente que he conocido nunca y que su fuerza y sus ganas de ver a sus niños crecer harán que no sólo el cáncer desaparezca de su cuerpo sino que lo haga de su vida definitivamente.

Hay que luchar Mabel- la decía la doctora- y ella sólo preguntaba por porcentajes que la doctora no podía responder. Vamos a atacarlo nuevamente con todo lo que podamos y estoy segura que podremos con él, no temas- le decía la doctora.

Mientras yo, aguantando las lágrimas, la rabia, las ganas de salir de allí corriendo, acariciaba su mano para que me sintiese cerca y escuchaba atentamente a la doctora. No quería perderme nada. Era importante tener todos los datos claros, tenía que hablar con mi madre y contárselo y ante el dolor que la iba a suponer, joder es que es su hija, quería ser lo más precisa posible y lo fui, y dolió, y lloramos juntas, no entendíamos esto, y tuvimos que colgar y secarme las lágrimas y seguir, y sonreír y bromear con mi hermana por que ella es MI HEROÍNA y no puede ver mis lágrimas sino sentir lo orgullosa que estoy de ella por cómo ha luchado éste último año y medio contra un cáncer de mama y como sé, sin lugar a dudas, que va a luchar contra este nuevo mal bicho ganando la batalla.

Mi hermana tenía 42 años cuando la diagnosticaron por primera vez un cáncer de mama no hormonal, tras notar que uno de los bultos que siempre estuvieron en su pecho izquierdo la dolía.

Se hizo una ecografía a pesar de que la mamografía que la realizaron 4 mese antes no evidenció alteraciones significativas y ésta detectó que uno de los fibromas tenía un aspecto algo irregular y que sería conveniente hacer una biopsia.

La biopsia lo confirmó.

El grupo de médicos del hospital Gregorio Marañón decidió dar cuatro sesiones de quimioterapia antes de extraer el fibroma y realizar la doble mastectomía, una operación consistente en extirpar ambos pechos, para más tarde dar sesiones de radioterapia intentando así erradicar el foco.

Un año y medio de terapias que no voy a describir ya que todos conocéis la dureza de las mismas pero lo que si quiero señalar de mi hermana es que las llevó adelante con un humor que contagiaba a todos y con un ánimo que os puedo asegurar es sorprendente.

Ahora, con sus 44 recién cumplidos y un año y medio después de esa primera mala noticia volvemos a empezar de nuevo pero con más dolor, con más lágrimas, con más pena y sobre todo con más rabia por que todos sabemos que la vida no es justa, que la vida es como una noria de emociones y sucesos que te hacen subir o bajar dependiendo del camino que decidas seguir y el acierto en tus decisiones pero ella, mi hermana…Ella es la mejor persona del mundo y como digo yo es mi hermana mayor, la necesito, ella siempre ha estado para protegerme y no puede dejar de hacerlo nunca.

Mabel cariño, no sé si leerás esto. Si lo haces me regañarás mucho por haberlo publicado pero sabes que mis sentimientos no se verbalizan, siempre me regañas por no hacerlo, por callarme y es que soy más bien de escribirlos o dejarlo dentro de mí pero esto es mucho más grande que un sentimiento querida hermanita. Ter quiero tantísimo y veo tanta fuerza en ti que necesito que todos sepan que si se puede luchar contra el cáncer, que tu lo estás haciendo, que tú estás ganando las batallas a fuerza de actitud positiva y no dejándote vencer por el derrotismo ni los pensamientos negativos. Tú eres un ejemplo a seguir para muchos y sobre todo para mi cariño mío que ante todo lo que tienes encima todavía me abrazas y me consuelas cuando creo tener un problema.

Eres la hermana perfecta y te quiero con locura, no lo olvides nunca.

Tu gordita

*Dedicado a todos los héroes y heroínas que luchan cada día por su vida plantándole cada al cáncer.

https://www.aecc.es/Paginas/PaginaPrincipal.aspx

Anuncios