“Márcame como SPAM”

Hay quienes ven en mis palabras un mensaje.
Hay quienes ven en mis mensajes una intención.
Hay quienes ven en mi intención una estrategia.
Y hay quienes dicen que la estrategia soy yo.

Poco me conocéis los que tan ligeramente os atrevéis a juzgarme y pocas serán las inquietudes que palpitan en vuestro corazón y es que no hay nada más fácil y cómodo que mirar la paja en el ojo ajeno y no respetar o tolerar la opinión o los actos de los que queremos diferenciarnos del resto con la única opción que vemos posible, la única posición que nos hace sentirnos realmente cómodos, la única forma de expresión que encontramos compatible y combatible contra ésta sociedad que nos oprime cada día más y nos amordaza para que no hablemos libremente y con la verdad como único referente.

Valiente me dicen unos y loca la mayoría por defender que el ser humano es bondadoso, solidario, caritativo y bueno por nacimiento pero es que así somos querid@s sólo que nos dejamos envolver por una parte de esta sociedad que también existe, en una pequeña minoría diría yo, y que sabe hacer mucho y más ruido que yo o los que intentan alzar la voz también.

Cierto es que yo no tengo el altavoz de los “grandes” financieros de este país porque ellos pueden decir que debido a los sueldos precarios las familias se sienten cada día más ahogadas o rozando, en muchísimas ocasiones el umbral de la pobreza pero, y aquí llega lo que quiero destacar, si lo digo yo, tal y como estoy haciendo en un post que públicamente muestro al mundo, soy una disruptiva quejicosa que debe de tener problemas en su empresa y se desahoga locamente escribiendo en un ordenador tonterías que pocos leerán.

Cierto es que yo no tengo el altavoz de los “grandes” gurús de los recursos humanos quienes pueden decir y dicen que el cambio ha llegado y que nuestras empresas tienen que apostar fuerte y decir adiós a esos jefes calienta sillas y tienen que empezar a ser gestionadas por líderes pero si lo digo yo, ganándome otro puntito negativo, se entenderá que tengo un problema con mi jefe, que no lo creo líder y que lo considero una persona “no apta”

Y cierto es también que no tengo el altavoz de los “grandes” coach quienes nos ayudan a desarrollarnos profesional o personalmente de una manera especialmente eficaz y quienes insisten en decir que todos necesitamos someternos en algún momento de nuestra vida a un proceso de coaching, personalmente si no somos capaces de poner un foco en nuestra vida, o profesionalmente para ayudarnos a integrarnos, desgranarnos, potenciarnos, etc., o lo que viene a ser lo mismo, ser un mejor profesional pero…si esto lo digo yo puede interpretarse o que tengo algún problema personal, cosa que no gusta a priori en ningún entorno, o que me vuelvo a quejar de que en mi entorno laboral se necesitan mejoras que han de ser realizadas por consultorías externas o por equipos de coach especializados lo que dará nuevamente lugar a otra errónea interpretación.

¿Qué quiero decir con todo esto?

La respuesta es tan sencilla como yo misma y es que no hablo de nadie en particular y de todo en especial ya que estamos sumidos en unos momentos de crisis de valores en los que todo vale, todo está permitido y todo se consiente conscientemente por parte de todos por temor a perder un trabajo, una casa o un estatus económico y de lo que no nos damos cuenta es de la de personas que ya lo perdieron todo por tanto permitir y por tan poco como luchamos.

Desahucios, niños que no comen una vez al día, familias enteras sin recibir ningún tipo de prestación por parte del estado y ¿qué hacemos los que todavía tenemos “algo”? Miramos a otro lado esperando que a nosotros no nos pase o pensando que a nosotros no nos pasará porque nosotros “somos mejores” o “tenemos una mayor cualificación” o “hicimos mejor las cuentas” o miles de “oes” que no son más que excusas para no ver lo que está pasando y es que tener un trabajo y un techo señores no es un privilegio sino un derecho pero lo hemos olvidado, hemos olvidado que tenemos derechos y nos conformamos con que no nos quiten más ¿verdad?

Pues yo digo que no podemos quedarnos callados y consciente, muy, muy consciente de que cada vez que hablo puedo suscitar reacciones contrarias a mi posición y sin tener ese maravilloso altavoz por no ser nadie digo que no nos pueden amordazar y que sin ánimo de buscar enemigos invito a la reflexión particular de cada uno de vosotros y a que os digáis a vosotros mismos si no merece la pena alzar la voz, tu voz, que unida a otras muchas harán muchas voces que hablarán para intentar concienciar a más y más gente y retomar así ese camino perdido de bondad, caridad y solidaridad entre nosotros.

Esto no es un manifiesto invitando a la guerra, todo lo contrario, es un comunicado intentando que, con nuestros actos, podamos encontrar la paz en nuestros corazones, los que la busquen claro o la necesiten.

Para el resto “Márcame como SPAM”

Anuncios

Codo a codo y no a codazos…

¿Cómo influye la dirección de personas en una organización?

La realidad es que existen varias realidades paralelas en los modelos de gestión de las personas dentro de las organizaciones pero yo voy a hablar de los dos modelos que más conozco.

Hay organizaciones que creen firmemente en la colaboración horizontal, las menos y la menos implantada, y otras empresas que creen que la única estructura viable es una estructura piramidal en la que el esté más arriba será más poderoso y por ende tendrá todo el poder de decisión y según vamos bajando hacía abajo el poder se va reduciendo hasta llegar a los empleados de menor categoría profesional, según éste ranking de poder.

¿Cuándo surgen los conflictos?

Dentro de las organizaciones el adquirir poder se ha convertido en la prioridad absoluta del ser humano. Tal y como ocurre en el reino animal parece ser que hemos desenterrado ese instinto que nos hace creer que tenemos que ser el rey de la jungla, el líder de la manada, el alfa del grupo y así, con ese poder llegar a la cúspide de la pirámide, a lo más alto de las escaleras, a la meta que tanto tiempo llevamos ansiando pero ¿qué tendrás que hacer para llegar allí?

El instinto que nos hace ser ambiciosos, competitivos y luchadores no es malo siempre y cuando esté bien canalizado. El problema es que hoy en día está todo permitido y si para subir a la colina tienes que deshacerte de obstáculos en el camino no pasa nada.

“Solo son personas como tu pero tú tranquilo que a ti lo único que tiene que importante es tu carrera, tu ascenso a la cúspide.
Pisa y remata que te llegará el premio. Llegarás a ser jefe. Si, serás jefe y tendrás a un grupo de personas a tu cargo pero no a un equipo amigo. Los equipos se ganan antes de empezar el partido siempre, cuando aún no eres poderoso, cuando estás en paralelo y trabajas codo con codo con los que fueron tus compañeros y cuando ante las mismas oportunidades para ti y tus compañeros tú juegas limpio y sin hacer trampas te ganas el respeto del sillón que te han concedido.
El conflicto llega cuando se intenta instaurar un clima agradable de trabajo con el látigo de verdugo pensando que se ha ganado ese privilegio y se confunde un sillón y un despacho con la posibilidad de humillar y vapulear por que le respalda un cargo ganado, según su ego, por su esfuerzo. Ese mismo ego no le deja ver los daños causados, el dolor infringido y los corazones dañados de tantas y tantas personas que creyeron en usted, en tu discurso político de cambios a mejor y que quedaron en mejorar su despacho, su posición social y su coche”

El miedo obliga en muchas ocasiones a aguantar situaciones no merecidas y sobre todo que vulneran todos nuestros derechos y los tiempos que vivimos no contribuyen a que esto mejore pero no podemos parar de trabajar en los cambios. Tenemos que seguir buscando el modelo de la cooperación, colaboración y compromiso enmarcado dentro de una ética profesional que nos permita desarrollarnos profesionalmente con la efectividad necesaria que nos impulse al éxito. Este éxito será compartido porque no será un éxito individual, no tendrá un nombre y apellidos sino una marca. Esa marca de empresa que entre todos hemos creado y que nos ha elevado a los altares de los grandes.

La empresa de los que luchan codo con codo y no a codazos.
La empresa de los que ponen muletas a quien las necesita y no zancadillas.
La empresa de los que tienden la mano para agarrar con fuerza y no para abofetear.

En definitiva decir que si queremos un nuevo modelo de empresas y buscamos aportar, tenemos que tener presente que en una entrevista de trabajo no solo tú eres el foco de atención. La empresa a la cual estás optando y la que parece requerir tus servicios profesionales puede no ser tan maravillosa como la pinta así que investiga antes y durante sobre sus políticas sociales, comentarios en las redes sociales, su marca. Todas las empresas tienen una marca interna y externamente expuesta por comentarios deliberados o fortuitos de empleados o por modelos de acción estratégicamente definidos por la empresa y puede ser fácil de averiguar si sabes buscar. Esto, junto a las condiciones del puesto ofertado, también te puede ayudar a decidir.

Espero que los que estéis en búsqueda activa de empleo encontréis pronto ese lugar deseado que SI EXISTE y en el cual estoy segura que os encontrareis realizados profesionalmente hablando.

Mucha suerte, ánimo y unas magníficas frases para recordar !!

Autor @jestepar

Autor @jestepar